Desechos Industriales: Guía de Ahorros y Manejo


Los Desechos Industriales en la empresa

Desperdicio de metal industrial

¿Sabías que en los últimos 30 años la población del mundo ha crecido en alrededor de 35%? ¿Te has puesto a pensar en la repercusión de este crecimiento en el futuro de nuestra economía y de nuestro mundo?

Por desgracia este impacto es cada vez más notorio en nuestro día a día, como en el caso del cambio climático y la desaparición de especies (casi 30% menos que hace 30 años). Por fortuna parte de la sociedad se ha vuelto más consciente del problema y prueba de ello es la prohibición de popotes y plásticos en muchas ciudades y países.

Sin embargo, hay otro tipo de residuos no tan visible por la población en general, pero que tiene un enorme impacto en nuestro planeta: los desechos industriales. Sin embargo, ¿Sabemos de qué tipo son estos? ¿Cómo se pueden preparar estas empresas para manejarlos correctamente? ¿Están sacando provecho de su chatarra o por el contrario sólo les representa un costo y peligro ambiental? 

Sigue leyendo y te contaremos más sobre la industria del manejo de residuos y cómo tu empresa puede beneficiarse de ella a la vez que ayudas al planeta.

¿Qué son los Desechos Industriales?

Primero lo primero.
Los desechos industriales son los residuos producidos por la actividad industrial y que carecen de cualquier utilidad. Se generan durante procesos de manufacturas propios de fábricas, talleres, industrias y actividades mineras. En ocasiones los embalajes y envases no reciclables se pueden incluir en esta categoría. Algunos ejemplos de desechos industriales son fierro, cobre, madera, hierro, arena, cartón, PET, concreto, solventes, químicos, materiales peligrosos y hasta basura orgánica.

Clasificación de los residuos industriales

Una forma de clasificar estos remanentes industriales es por su densidad. Así tenemos residuos industriales sólidos, semisólidos líquidos y gaseosos. A su vez estos se subclasifican en no peligrosos y peligrosos. Los residuos peligrosos pueden también ser inflamables, corrosivos, tóxicos y radioactivos. 

Desechos industriales no peligrosos o inertes

Estos residuos industriales, como su nombre lo indica, no representan una amenaza a la salud humana o medio ambiente. Algunos ejemplos comunes son fierro, cobre, cartón, concreto, arena y grava; es decir materiales propios de la industria de la construcción. Su adecuado manejo no sólo representa un mejor aprovechamiento de los espacios en una empresa, sino que incluso su venta a comercializadoras de chatarra y desperdicios industriales puede representar un ingreso extra a la compañía. Sugerimos siempre busques empresas profesionales y con experiencia comprobable para que lleven a cabo la recolección de los remanentes industriales de tu fábrica o taller.

Desechos industriales peligrosos

Contenedor desechos peligrosos

Como bien habrás supuesto, este tipo de residuos sí pueden poner en peligro la vida humana o dañar la flora o fauna que nos rodea. Y su impacto no necesariamente es
inmediato y notorio; muchas veces pueden ir mermando nuestra salud o impactando al medio ambiente de manera gradual, pero de manera peligrosa. Es por eso que la gestión de residuos tóxicos, químicos, derivados de petróleo, inflamables y sobre todo de naturaleza radioactiva, debe ser llevada solamente por empresas profesionales y avaladas por las instancias gubernamentales y sanitarias correspondientes. Algunos métodos de gestión de residuos peligrosos incluyen el confinamiento, la destrucción y el reciclaje, mismo que permite reincorporarlos a procesos industriales de manera segura. 

El entregar los desechos industriales peligrosos a empresas no certificadas no solo representa una seria amenaza a nuestro medio ambiente, sino que también conlleva consecuencias legales para las partes involucradas. Es muy importante que si tu empresa maneja este tipo de materiales, te asegures de que tu personal cuente con la capacitación adecuada para su manejo y que siempre te acerques a empresas especializadas en su correcta recolección y disposición.

Impacto de los desechos industriales en el medio ambiente

Como explicamos anteriormente los distintos tipos de residuos de la actividad manufacturera tienen un diferente tipo de impacto en nuestro ecosistema. Los desechos inertes, aunque no causan un daño directo a la salud, pueden tardar muchos años en degradarse. Además generan contaminación visual y, en el caso de escombro, pueden volverse en el lugar ideal para la reproducción de especies dañinas como ratas y cucarachas. Por eso es importante que una empresa especializada en el manejo de chatarra y desperdicios industriales se encargue de la recolección y disposición correcta de estos materiales. Por otro lado, los residuos peligrosos que no son bien manejados pueden causar enfermedades y, en exposiciones prolongadas o inadecuadas, incluso la muerte. Los remanentes tóxicos y corrosivos de muchas fábricas contaminan ríos, lagos y distintos cuerpos de agua. Igualmente, pequeñas partículas contaminantes pueden llegar a nuestro sistema respiratorio a través del aire. Es decir, el almacenamiento y disposición incorrecta de desperdicios industriales peligrosos es una amenaza seria a la salud de toda la sociedad, no solo de las personas que se encuentran en contacto directo con ellos. Acércate siempre a empresas que cuenten con permisos sanitarios y gubernamentales vigentes, así como los procesos y protocolos indicados para el manejo de esta clase de materiales. Tu salud, tus empleados y el medio ambiente te lo agradecerán.

¿Cómo reducir el impacto de los residuos industriales?

Hasta ahora te hemos dado algunos consejos sobre cómo tu empresa o taller debería manejar sus desperdicios. Sin embargo, hay algo más que puedes hacer y que te ahorrará tiempo y recursos: reducir el volumen de tus desechos industriales. Y como leíste al principio de nuestro post, no sólo se trata de ver por nuestro beneficio. Hay millones de empresas en todo el país y sencillas acciones de cada una de ellas pueden tener un gran impacto en el futuro de nuestro medio ambiente. Por eso aquí te
presentamos 5 tips sobre cómo tu empresa puede generar menos residuos en sus procesos productivos. ¡Empecemos!

1) Revisa tus procesos productivos

Materiales Industriales

En el día a día es común que las fábricas o talleres tengan mermas excesivas que además de generar muchos residuos, representan gastos que se pueden evitar. ¿Hace cuánto que no haces una explosión de materiales? Es decir ¿hace cuánto que no revisas o actualizas la cantidad exacta de materia prima que requiere cada uno de tus productos? Te pudiera sorprender la cantidad de materiales de más que estás usando en tus procesos. También te puedes dar cuenta de que necesitas cambiar la cantidad y frecuencia de compra de lotes de materia prima. Incluso pudieras identificar las causas de desviaciones de calidad que presenten tus productos y que te ocasionan retrabajos e incluso multas. Así que acércate a tu departamento de ingeniería y actualicen su explosión de productos. Verás que puedes generar importantes ahorros, incrementar la motivación y el compromiso de tus ingenieros y reducir tus desperdicios.

2) Clasifica tus residuos

Contenedores Industriales

¿Realmente tienes procesos claros para la disposición de residuos en tu empresa? ¿O tus trabajadores los colocan todos en un mismo lugar sin separarlos? El primer paso para mejorar tu gestión de desperdicios es asignar los lugares indicados para cada uno de ellos. Esto comienza desde el adecuado layout o acomodo de tus líneas de producción, en el que debes colocar tus contenedores o zonas de desechos en los lugares idóneos. Después de ello identifica claramente el tipo de residuo que se colocará en cada zona: sólidos, peligrosos, inertes, reciclables, orgánicos, etc. Obviamente para que esta estrategia funcione necesitas capacitar a tu personal para que sepa diferenciar cada tipo de desecho. Con ello podrán comprender la importancia de colocar los residuos en sus lugares correctos. Por último, recuerda que esta cultura no es exclusiva del área de manufactura; la adecuada separación de basura en las oficinas es también una acción en las que todos tus empleados deben participar.

3) Participa en la Compra-Venta de Chatarra y Residuos Industriales

Chatarra industrial oxidada

Bien se dice que la basura de una empresa puede ser la materia prima de otra. Y estamos seguros de que en tu fábrica generan toneladas de desperdicio a lo largo de todo el año; desperdicio que puede ser aprovechado por otras empresas. Sí, así es, en la actualidad muchos residuos se pueden reutilizar en otras industrias de las que tal vez no tengas idea. Así que, como te contamos en el punto anterior, desarrolla un adecuado plan de separación de desechos para que puedas ofrecerlos a empresas especializadas en la compra-venta de ellos. Construye una buena relación y agenda la recolección periódica de tus desechos. Verás que con esta práctica recuperarás espacio en tu almacén, en tus contenedores y podrás incluso generar ingresos extras.

4) Utiliza plásticos biodegradables

Si bien este tipo de plásticos se usa más comúnmente en las oficinas que en tu área de producción, es una práctica que tú y tus empleados deberían adoptar. Recuerda que la cultura del manejo eficiente de recursos se transmite mejor si la dirección predica con el ejemplo. Así que de ser posible emplea utensilios de plásticos hechos a partir de fécula de maíz, fibras de bambú, semillas de aguacate, entre otras. Aunque el precio es más caro que los plásticos convencionales, la oferta de estos bio-plásticos es cada año mayor por lo que sus precios tienden a reducir. Y lo más importante es que tu basura plástica se podrá descomponer en meses y no en años; algo que el planeta te agradecerá.

Reciclaje de PET

5) Utiliza embalajes ecológicos

Pallets en almacén

Tanto tus productos finales como tus materias primas necesitan envases y embalajes para su adecuado transporte y almacenamiento. Y muchas veces estos están hechos de materiales no reciclables que sólo generan basura una vez que cumplen su función. Así que revisa la cantidad exacta de material que estás ocupando para embalar tus productos. Tal vez no necesites emplear tanto o bien te des cuenta de que puedes usa alternativas ecológicas como el cartón. Otra práctica que gana cada vez más popularidad es el usar tarimas plásticas reutilizables y biodegradables. Con ellas no sólo ayudas al medio ambiente, sino que las puedes utilizar decenas de veces y no necesitan fumigación como las tarimas convencionales de madera. Son además las preferidas para ingresar a mercados europeos, en particular Alemania que tiene medidas muy estrictas en cuanto al uso de embalajes y materiales eco-amigables. Así que si quieres echarle una mano al medio ambiente mientras ahorras costos en transporte y almacenamiento, el embalaje ecológico puede ser tu mejor aliado.  

Como has podido ver en este post, los residuos industriales son un tema delicado por el volumen existente en nuestro país, por su potencial impacto en el medio ambiente y en nuestra salud, y por la fuente de ahorros que pueden representar para las empresas que sepan manejarlos de manera adecuada. El participar en procesos productivos siempre generará desechos por los cuales tenemos una responsabilidad moral, social y ecológica.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *